Los vídeos corporativos son una importante herramienta para las compañías. En un breve espacio de tiempo, y a través de imágenes, pueden mostrar los servicios que ofrecen, destacando sus puntos fuertes y resultando atractivas a ojos de posibles clientes.

Pero realizar un buen vídeo corporativo no siempre es sencillo. En el post de hoy daremos una serie de claves para que resulte lo mejor posible.

Primero de todo, debemos intentar que el vídeo no sea demasiado largo. Los consumidores son usuarios de Internet, por los que la brevedad y la inmediatez son algo imprescindible. Debemos mostar el máximo en el mínimo de tiempo.  Los buenos videos corporativos jamás deberán durar más de tres o cuatro minutos. Solo en casos excepcionales se podrán alargar hasta los cinco minutos.

Tampoco es adecuado utilizar un lenguaje demasiado técnico o complicado. Mucho mejor si es comercial, didáctico, sencillo, directo y ameno. De esta manera tiene más probabilidades de ser compartido en redes sociales, consiguiendo viralidad.

Un buen guión es clave. Tenemos que tener muy claro qué queremos comunicar, y cómo hacerlo. Intentar no incluir aspectos poco relevantes, y por el contrario, intentar que aparezca aquello más destacable. Nunca improvisar ni ir sobre la marcha.

Vídeos corporativos adecuados

Otro factor importante a tener en cuenta es que debemos dirigirnos a la audiencia correcta. Así las cosas, si utilizamos terminología que le es ajena a nuestro target, no habrá una comunicación adecuada y poco estaremos haciendo por realizar  buenos vídeos corporativos.

Si, de paso utilizamos el dron en nuestra grabación, aportará un plus de espectacularidad y dinamismo al conjunto. El resultado final será mucho más profesional. Es perfecto hacerlo para vídeos de hoteles, fincas o resorts.