Hoy en día el vídeo es la estrella. Las cifras hablan por sí solas: unos 100 millones de internautas consumen vídeo a diario, 9 de cada 10 ven los vídeos de las marcas que siguen y el 65% de ellos acaba visitando la web tras hacerlo. Es indiscutible que es una herramienta valiosa y a la que hay que prestar atención y potenciar al máximo, aprovechando todas sus virtudes. Casi la mitad de los usuarios de Internet de entre 25-54 años comparten vídeos online que ocupan ya el 50% de todo el tráfico móvil. Por lo tanto, apostar por el vídeo marketing es hacerlo por un sistema que sabemos que va a llamar la atención y que será visualizado y compartido por un gran número de potenciales clientes.

Ventajas de los videos para empresas

El contenido audiovisual es mucho más entretenido que leer un texto de toda la vida, y atrae la atención del usuario por mucho más tiempo. Tan solo necesitamos hacer click y mirar, justo lo que lo que buscamos en esta época de inmediatez en la que vivimos.

El vídeo hace posible expresar el mensaje de una manera más clara, con más recursos y de una forma más creativa y emocional. Las imágenes, sonidos, montaje y voz en off son mucho más efectivos a la hora de contar algo.

Como los vídeos captan la atención y se comparten, benefician al posicionamiento natural. En concreto, tienen 50 veces más posibilidades de aparecer en la primera página de Google que cualquier otro contenido (según Forrester Research).

Además, pese a lo que pueda parecer, no tiene por que ser caro o complicado. Si bien es cierto que hay determinados vídeos que sí requieren una producción profesional para llevarlo a cabo, el contenido en vídeo de tu blog o redes sociales puede ser más sencillo. Desde subir un tutorial de producto a Youtube o un vídeo de unos 10 segundos para promocionar un producto determinado, por ejemplo, no hace falta gran complicación, solamente tener un poco de estilo y saber comunicar.

Los videos para empresas suponen una revolución, que en un par de años según las previsiones, supondrá el 84% del tráfico en Internet. Una revolución que te conecta con tu público, hablando el mismo idioma que ellos, creando el contenido que les interesa y en el formato que les gusta. ¿Te unes?